viernes, marzo 23, 2007

Ay este 23...


Una vez viendo tv escuché a un tipo muy enojado diciendo que los bolivianos eramos los únicos tontos (disculpen, pero creo que el adjetivo utilizado fue más fuerte, pero no lo recuerdo ahurita), bueno, los únicos tontos en el mundo que festejabamos una guerra perdida. Y tenía muy buenos argumentos. Otro día un amigo con sus teorías de "la verdadera historia de Bolivia" criticaba a nuestros héroes patrios, con excepción de Bolívar. Decía que, por falta de alguna imagen heróica para la guerra del Pacífico, tomaron a Eduardo Abaroa, un hacendado que no defendió su patria como la gente cree, sino más bien sus tierras. Además ya era más chileno que boliviano. Pero bueno, ahí lo tenemos de ejemplo, con plazuelita y todo y frase célebre que nos enseñan en clases pero que nos prohiben reproducir. Quién sabe ¿no?. Ah por si acaso, la imagen la tome de la portada de El Mundo, está bien buena nomás, este periódico se luce con sus portadas.
Bueno sobre otros personajes, ni idea si Genoveva escondió la bandera o si Juancito Pinto cambió el tambor por el fusíl (o es sólo un bono a la chupa del padre del escolar). No opino ni critico, pero buenos si surgieron por falta de héroes, quizás en un futuro me invente algunos ´héroes y escriba un libro de historia sobre esta época, ya que nosotros si que andamos faltos de acciones heróicas.
Bueno, ahora aquí entro en conflicto, que se dice? ¿Feliz Día del Mar?, ¿Desgraciado Día del Mar? ¿Ojalá recuperemos nuestro mar? ¿Qué extrañás a Marimar? Bueno ya me MAReé. Adios.

5 comentarios:

Andres Pucci dijo...

bueno, no se festeja, se recuerda...

Beatriz Márquez dijo...

mira, me puse a ver en el diccionario y bueno, según el real concepto de festejar es rendir honores con algún acto, al final, lo mismo que recordar, no? La complejidad de nuestro idioma nos permite creer que algo está errado o mal utilizado cuando enrealidad la palabra no se aleja de lo que se quería decir al principio. Pero ya, también esas palabras se atienen a conceptos creados por quien las utiliza. En fin, que hacemos cada 23 de marzo? hacemos un acto recordando algo (concepto admitido de festejar). Mi critica nace de la manera como "festejamos" no del festejo en sí. Ya hice lo posible por no darle la razón. Espero que haya sido suficiente.

Juan de Sarco dijo...

Y se sigue enfocando mal éste asunto, desde que era niño los profesores lo enfocaban de tal manera que hacían que sintamos aversión al "chileno ladrón", incluso una niña chilena de mi escuala acababa llorando cada 23 de marzo por los hostigamientos de otros niños. Este año escuché a mi pequeña vecina de 4 años cantar "recuperemos nuestro mar" a voz en cuello, seguido de fervientes "viva Bolivia" y "mueran los chilenos". No sé si fué resultado del "homenaje" en su guardería o algo más familiar, el hecho es que éste asunto es muy mal enfocado hacia los niños que luego crecen con éstos prejuicios.

Lo mejor que podemos hacer HOY es dejar de quejarnos, dejar el odio y empezar a trabajar con lo que tenemos, no esperemos hasta recuperar el mar para que empecemos a vivir bien.

Como anécdota, el nieto de Eduardo Abaroa se "enriqueció" vendiendo aguas del Silala y no pagó un ceentavo a Bolivia, pueden leerlo:

http://www.lostiempos.com/noticias/23-03-07/23_03_07_eco7.php

Saludos.

Mario Gianella dijo...

El punto no es el festejo, homenaje o recordatorio, de algo que no tenemos si no la esterna "indiosincracia" retrograda de la queja y la lamentacion de lo perdido, en vez de homenaje o festejo debería ser una LECCION para no tropezar en hechos que personalmente nos dejan en verguenza ante los demas. Basta de lloriqueos, busquemos otras opciones... M.

MariaEscandalo dijo...

Desde mi humilde opinión puedo decirte que... "Yo no extraño lo que NUNCA tuve"

No es que no me importe, pero considero que hay muchisimos temas por priorizar en nuestro país.

Interesante tu blog...